• Estás viendo los foros de nuestra Comunidad como invitado. Accede o regístrate Tener una cuenta que estar regístrado garantiza privilegios adicionales tal como crear temas y participar en el foro y verlo de forma correcta.

Noticia Smartphones y tabletas, en el radar de la industria del software

diego

Tecnomano
La mayoría de los gigantes de la alta tecnología, entre ellos Google, Apple, Nokia, Microsoft, BlackBerry y Motorola, ensayan todo tipo de estrategias con el objetivo de seducir y captar desarrolladores de software argentinos para abastecer a sus tiendas online. En el juego participan desde corporaciones de primer nivel hasta estudiantes universitarios ilusionados con crear una aplicación estrella que los convierta en millonarios.
Pionero en la cuestión, Apple popularizó los stores con iTunes, un canal para vender música para sus iPods. Hoy, el furor de las tiendas se expandió en paralelo al avance de smartphones y tabletas. Las tiendas, así, ofrecen juegos, utilitarios, programas y herramientas de oficina, entre otras cosas, adecuados para usarse en esos dispositivos, los más “calientes” de la industria. El desafío es conquistar a los programadores de software para obtener la mayor cantidad de aplicaciones posible.
“Mi área es la evangelización de desarrolladores”, resume Fernando Freytes, director de Servicios de Nokia en el país. La empresa finlandesa impulsa su Nokia Store, una tienda de aplicaciones para Symbian (su sistema operativo) y Windows Phone, de su aliada Microsoft. La tarea de evangelizar consiste en “tenerlos lo más contentos posible, brindarles soporte, ayudarlos a crear y publicar aplicaciones y ganar dinero”, añade.
Ganar el corazón de los desarrolladores implica enriquecer la cantidad y la variedad de programas a ofrecer en las tiendas de los fabricantes de celulares (Apple Store y BlackBerry App World, por ejemplo) y colosos de la talla de Google (Google Play) y Microsoft (Market Place), cuyo objetivo es dar pelea en el segmento de los smartphones y tabletas en alianza con Nokia.
La compañía finlandesa, por su parte, instaló primero el Ovi Store, la tienda que luego fue rebautizada como Nokia Store desde la cual busca potenciar el uso de sus productos con Symbian y Windows Phone. ¿Cómo manejan esa dualidad de intereses? Freytes sostiene que no hay conflicto: “Trabajamos en forma conjunta con Microsoft y para las dos plataformas. Ellos tienen muchos desarrolladores propios en la Argentina, lo que nos ayuda”, dijo.
La red de alianzas abarca a las operadoras telefónicas. Por caso, Nokia cerró un acuerdo con Claro para integrar las tiendas. Personal y Movistar, por su parte, tienen las suyas, desde las cuales los clientes pueden descargar aplicaciones de todo tipo, juegos, música y videos.
Casi todas las tiendas ofrecen un modelo de negocios parecido. El desarrollador publica (ofrece en el store) una aplicación, un trámite gratuito y luego, si genera ingresos, la facturación se reparte. “Usualmente, el desarrollador se queda con el 70% de las ventas y el 30% restante se lo queda la marca”, señaló a iEco José Ugarte, titular de Oruga, una de las pymes locales que juega en ese mercado y, además, desarrolla aplicaciones corporativas a medida.
La empresa, que cuenta con un plantel de 18 empleados, incursionó en otro modelo de negocios posible: hace poco, Oruga desarrolló para la cadena de cines Hoyts un aplicativo para comprar entradas online. “El sistema envía el recibo a través del celular que le permite ingresar”, completó Ugarte.
Con el fin de reclutar desarrolladores, RIM (la canadiense Research In Motion, dueña de los BlackBerry) lanzó hace 20 días el “Desafío BlackBerry”, una competencia que consagrará la mejor aplicación para smartphones de esa marca. “Ya hay cerca de 1.200 inscriptos”, celebró Matías De la Cruz, gerente de Alianzas de la compañía. Y sobre el potencial de la Argentina para crear software, el ejecutivo reseñó: “En comparación con otros países de la región, existe un gran cantidad de gente que desarrolla para móviles”.
La mayoría de los desarrolladores, según describe este ejecutivo, son pymes y pequeñas empresas. “Iniciarse en la actividad no requiere de una gran inversión. Y por eso es que se observan muchos estudiantes universitarios de carreras tecnológicas”, graficó.
Intel creó en su centro de desarrollo de software de Córdoba el App Up, su propia tienda de aplicaciones para reforzar las ventas de PC. A principios de año, el coloso ingresó en el segmento de los celulares inteligentes. “La expectativa es que la tienda en el futuro pueda abarcar también a smartphones y tabletas”, adelantó Mariano Yacovino, responsable del área de Movilidad de la compañía.
 
Arriba